Canal RSS

Archivo de la etiqueta: cuentos

¿Por qué cambio-2 ?

¿Por qué cambio-2 ?

En el otoño de 1982 leí el libro CAMBIO, de Paul Watzlawick, John Weakland y Richard Fisch. Me sorprendió y me dio qué pensar y quehacer…..
Encontré el problema de los 9 puntos, y la solución en la página siguiente. Sorprendente. A lo largo de los años he profundizado en los puntos…. casi hasta llegar al tuétano.

He visto cómo los problemas se enquistan por las soluciones que arbitramos, entrando en círculos viciosos que enmarcan existencialmente al sujeto: Cambio1.
Y también he visto la importancia de saber definir el problema, saliéndonos del cuadrado, co-creando la realidad con el paciente en el proceso terapéutico y trabajando fuera de la consulta: Cambio2.

Después seguí leyendo a Jay Haley, a Milton Erickson, Giorgio Nardone, el constructivismo….. y llegué a Heinz von Foerster y su “imperativo estético”:

“ si quieres ver, aprende a actuar”, que me dio mucho más quehacer y qué pensar. Me resultó difícil entenderlo en un principio: No lo veía ¡¡

Con el paso del tiempo, tratando a muchos pacientes y dándole muchas vueltas, llegué a verlo claro;   aprendí a entenderlo como herramienta de trabajo. Y lo adecué a mis pacientes: “ si quieres ver… de otra manera, aprende a actuar… de otra manera”.

Ya estaba más clara la importancia del cambio mediante la acción, pero seguía faltando algo para entender el lugar del cambio. Y lo encontré:

                              La vida
“ si quieres ver …….. de otra manera, aprende a actuar ……….. de otra manera “.
                                                                                                          en la vida

A lo que no sé cómo llamarlo pero que me recuerda mi viejo “arte de meter una perdiz en la jaula”.

Difícil de explicar y más difícil de conseguir.

Y ahí estamos, trabajando para que las personas logren cambiar lo que tengan y puedan cambiar…… Tirando peonzas y contando cuentos. Entre metáforas ¡¡¡

Antonio González

Psiquiatra – Terapéuta Ericksoniano

Anuncios

LOS CUENTOS QUE CONTAMOS

 

Los que conocéis el Centro de Psicología Cambio-2, sabéis de nuestra afición a los cuentos. No habrá sesión en la que, intentando dar lo mejor de nuestra afinación, no compartamos uno o dos con vosotros.

 
Suelen ser cortos, educativos, que invitan a la reflexión,…

 
Nunca preguntáis ¿y esto? ¿Para qué lo hacéis? ¿Qué tiene que ver conmigo?…..
Nos escucháis atentamente. Nos dejáis hacer…

 
Pero todo tiene un por qué.
Los cuentos pueden ser un gran instrumento para trabajar una dificultad en terapia y ofrecer una perspectiva distinta. Además, nos ejemplifican a modo de historia, situaciones con las que la mayoría de las personas podemos sentirnos identificadas.
Los cuentos nos ayudan a curarnos, nos regalan salud.

 
En niños nuestro uso de ellos es aún mayor. No hay situación por la que estén pasando y que les haga sufrir que no pueda ser explicada a través de un cuento.

 
Los cuentos son casi tan antiguos como la vida misma. Y es que la costumbre de contar cuentos se ha ido trasmitiendo de generación en generación, de abuelos a nietos, de padres a hijos,… La razón es evidente: los numerosos beneficios que aportan los cuentos.

 
Los cuentos infantiles poseen una narración clara y tienen una sencilla comprensión. Con ellos no sólo mejoraremos la capacidad de comprensión del niño, sino también le ayudaremos a desarrollar su capacidad de comunicación. Además, aumentará y se desarrollará su vocabulario, su fantasía, su imaginación,… ¡¡y el amor por la lectura!!

 
Recuerda además que los cuentos infantiles hablan de aspectos reales de la vida y de luchas interiores dándoles una forma que las hacen menos aterradoras. Además, le ayudan al niño a situar lo que ellos sienten. Les ofrecen ayuda e ideas para resolver sus problemas. ¿Qué está bien o mal? ¿Es más ventajoso ser bueno o malo? ¿Cómo encontrar el amor al ser adulto? ¿Cómo crecer y ser más independiente? Los cuentos les proporcionan puntos de referencia sobre la conducta que hay que tener en la vida.

 
Dentro de la pestaña La despensa, encontraréis alguno de los que habitualmente os contamos. Podéis hacer uso de ellos siempre que queráis.

¡¡Contad cuentos!!